Colecho

¡Dormir!, ese bien inmaterial tan preciado para un padre o madre… Y es que sin dormir no se puede estar, así que nosotros, que como padres no seguimos ningún método en concreto, pero utilizamos mucho el sentido común y nuestro instinto, practicamos colecho, no por convicción, para nada, es por una cuestión de ser prácticos, al principio con el mayor, nos levantabamos y acabábamos en su cuarto durmiendo con él, o él se metía en nuestra cama y acaba durmiendo con nosotros, por lo que con la mudanza y la llegada de la mediana, directamente pusimos un somier y un colchón al lado de nuestra cama. Tuvimos un segundo intento con la llegada de la pequeña, preparamos una habitación chuli para ellos, con sabanas chulas a gusto de cada uno, el mayor lo llevo muy bien, es grande y ya duerme del tirón, pero la mediana hacia lo que hacía su hermano cuando era más pequeño, se venía a nuestra habitación en el orden de 7 veces por noche, así que yo me dije, vamos a ver vas a tener un bebe con necesidades nocturnas, y la mediana te despierta 7 veces por noche… pues volvimos para atrás y colocamos de nuevo el colchón, creímos que el mayor querría quedarse en su cuarto pero claro, su lógica fue aplastante, “todos dormís juntos, ¿Y yo tengo que dormir solo?”, pues ¡llevaba razón el pobre!. Por lo que a día de hoy dormimos juntos otra vez los 5.

A mi como madre, colechar me aporta muchos beneficios, que coinciden con los beneficios que aportan los estudios, en gran parte:

Favorece la lactancia, y es que como estamos juntitos, mi pequeña no llega a llorar por la noche, en cuanto la siento un poco inquieta la pongo al pecho y se calma, o directamente la siento que me busca para mamar, no hay dramas, no hay despertares por mi parte, más allá, de colocarla al pecho y seguir durmiendo, y tampoco despertares de mi bebé.

Favorece el descanso de todos, y es básicamente por lo que colechamos, por que si la familia está descansada, todos estamos de mejor humor y nos llevamos mejor.

Aporta seguridad en los pequeños, porque al estar a nuestro lado no tienen miedo, y es por eso que duermen más seguido y mejor.

Nuestra decisión de colechar como

podéis leer, fue básicamente, por necesidad de descanso, y bueno nos va bien porque dormimos bien.

Hay ciertas contraindicaciones para no practicar colecho, estas son, obesidad mórbida de uno o de los dos papás, consumo de drogas, ser fumador.

Muchos preguntan a la hora de la intimidad de la pareja, pues bien, la casa tiene más estancias, no tengo el Palacio de la Zarzuela, pero es un pisito “apañao” con más de una habitación.

Y por último, dormir con nuestros pequeños es un placer del que se puede disfrutar durante un periodo de tiempo, por que cuando se hagan mayores ya no querrán dormir con nosotros y disfrutar de su olor, es uno de los mejores placeres de la vida.

2 comments

  1. Buenos tardes, compi:

    Muy bonita y emotiva tu entrada, ya la he compartido en mi twitter, pon la en el grupo de facebook

    besitos Marisa

    El 11 de abril de 2018, 12:09, enfermeradepediatriaymama escribió:

    > Enfermera de pediatría y mamá posted: ” ¡Dormir!, ese bien inmaterial tan > preciado para un padre o madre… Y es que sin dormir no se puede estar, > así que nosotros, que como padres no seguimos ningún método en concreto, > pero utilizamos mucho el sentido común y nuestro instinto, practicamos co” >

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s