Mí hiperémesis gravídica. ¿Porqué a mí?

¡¿Cuántas veces me lo pregunté?!, ¿porqué a mí?, bueno a mí y a Kate Middelton, es que yo tiro a lo grande, si me pongo mala, ha de ser con una enfermedad de la realeza, ¡qué menos oye!.

Y ¿Qué es esto de la hiperémesis gravídica?

Pues se trata de náuseas y vómitos, intensos y persistentes durante el embarazo, que pueden provocar deshidratación, pérdida de peso y desequilibrios electrolíticos, ¡ah si! y únicamente le ocurren a un 2% de las gestantes, ¡toma ya! ¡y me tocó a mí!. Las nauseas matutinas, son muy comunes en los embarazos, la mayor parte de las gestantes los padecen, pero la hiperémesis no, esta es rara y los síntomas son graves, estos son:

– Nauseas y vómitos constantes, y cuando digo constantes es que son constantes, hasta el punto de no saber qué es tener un estado general medio normal.

– Salivación extrema, con frecuencia tenia que ir escupiendo.

-Pérdida de peso, perdí mucho peso en los dos últimos embarazos.

– Incapacidad de ingerir cualquier tipo de alimento o líquidos, es decir nada de nada, a veces pensaba ¿para que voy a comer, si lo voy a vomitar?.

– Signos de deshidratación; tales como orina de color oscura, debilidad extrema, mareos, desmayos…

Como podéis leer, toda una odisea…

Supongo que no tiene porqué ocurrir en todos los embarazos, pero es verdad que a mí en los dos últimos me ocurrió. En el primer embarazo, me sentía con bastante mal estar, pero no vomitaba, vomité unas 10 veces en todo el embarazo, eso no es nada. Pero con el embarazo de la mediana y de la pequeña, fue horrible, he leído que a veces al ser embarazos de niñas, puede provocar más vómitos, pero sinceramente creo que son habladurías de abuela.

En el embarazo de la mediana, a pesar de estar vomitando cada dos por tres, el agua lo toleraba, por lo que más o menos me mantenía hidratada, el problema real, le tuve con el embarazo de la pequeña, vomitaba absolutamente todo, incluido el agua, por experiencia del anterior embarazo, aguanté, ya que siempre me decían que era todo normal, hasta que un día me percate de que no estaba haciendo pis, eso y que ya el mal estar era tal, que no podía sostenerme de pie, llevaba en la cama casi un mes, y cada vez era más y más difícil llevar mí vida, la casa abandonada por completo, mís hijos básicamente también, entre mí marido, mis padres y mí suegra iban apañándolos, y me echaban de menos, por que aunque estaba, estaba ausente, ¡estaba en la cama!. Asique el día que noté que no hacía pis, fue el día que decidí ir a la maternidad, y tras una analítica, decidieron ingresarme, estaba de unas 10 semanas, y me había deshidratado, estuve allí unos 5 días y francamente, no quería volver a casa, allí estaba cómoda, no pensaba en la casa, no tenía que pensar en mís hijos, no olía el bar de abajo de mí casa, ¡ese olor a raciones! ¡me mataba!, me sentía muy egoísta porque echaba de menos a mís hijos, pero a la vez prefería no verles, no olerles… por que olerles me provocaban vómitos y las que somos mamás sabemos que los niños necesitan mucho contacto, y yo quería darles ese contacto pero no podía, el mayor más consciente de lo que pasaba se enfadaba porque no quería abrazarle, y en el cole empeoró su comportamiento, me necesitaban y yo no podía estar, y eso, amigas, es horrible, querer cuidarles, querer estar con ellos y no poder porque cualquier movimiento, cualquier grito, cualquier olor, era el gatillo de mí vómito.

Por otro lado el entorno, llego un momento que se hartó, puedes ver a una persona mala una semana, dos, pero llegar al punto de estar casi tres meses en cama, pues no gusta, no se entiende, sobre todo por que el motivo es un embarazo, no una enfermedad (aunque para mí si fue una enfermedad, por que me sentía enferma). Mí marido y yo un día hablando, y llorando a la vez, expresamos un pensamiento en voz alta, ya no queríamos tener un bebé, no a ese coste, pero no había vuelta atrás, y la evolución de la bebé era buena, la que estaba hecha una mierda, con todas las letras, era yo. Tener ese sentimiento, te crea una culpabilidad enorme, pero para las que lo estéis pasando, creedme que a medida que se va pasando, recuperas la ilusión por tú bebé, pero es muy muy desagradable, y machacante, querer y desear no haberte quedado embarazada, cuando en realidad, era lo que más querías, y tenías ilusión.

Luego está el lado médico, en la consulta de la eco de las 12 semanas, el médico, tras ver que estaba todo correcto, me mandó al psicólogo o al psiquiatra, francamente no lo recuerdo por que me pareció una falta de respeto a mi dolencia. Pero así es, hay estudios que dicen que es psicológico, ¡Por Dios! ¿Psicológico?¿En serio?, ¿Quién ha elaborado esos estudios? ¿un hombre?, de verdad yo deseaba el embarazo, quería un tercer bebé y adoro a mí hija, que me expliquen dónde está lo psicológico, porque de verdad, ¡no! y mil veces ¡no!, no tenía ningún problema psicológico, fui feliz al enterarme que estaba embarazada, estaba ilusionada, todo lo estropeó la ¡maldita hiperémesis!.

Me gustaría que se hablase más de esta dolencia del embarazo, por que aunque seamos pocas las que lo sufrimos, es muy desagradable, y te sientes tan tan tan (y puedo seguir escribiendo tan sin cansarme) incomprendida, que no sabes dónde acudir, para sentirte un poco arropada.

¡Este escrito para mí es un grito!

6 comments

  1. Pues has tardado en gritar Elia…qué duro lo que cuentas. La culpa nos persigue desde que nos planteamos ser madres hasta que nos morimos. Un abrazo y espero que ese lastre soltado en forma de grito haya dejado de pesar.

    Like

  2. Gracias por compartir tus experiencias. ¡Qué complicado! Tanto para otras madres que puedan estar pasando por lo mismo como para profesionales o familias, creo que es valioso ver cómo se siente la otra persona, y aunque no tengamos la solución, poder ser un apoyo y no un juicio 😮

    ¡Enhorabuena por el blog!

    Like

  3. Hola! Aquí otra con hipéremesis, yo vomitaba todos los días unas 15-20 veces. Desde la primera semana hasta el mismo día del parto, me la pasaba de la cama de casa a la cama del hospital donde me ponían suero para recuperarme y otra vez a casa unos días.
    Los dos embarazos igual.
    Gracias por compartir y darle un poco más de visibilidad.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s