Mí historia del Covid

Después de tantos meses sin escribir, aquí vuelvo, tenía muchas ganas de volver, pero la vida frenética de madre de tres es lo que tiene, y de repente, ¡zas!…

Pues en medio de la vorágine maternal, un día de primeros de Marzo, me empiezo a encontrar muy cansada, mareada y con tos, de repente se me ocurre ponerme el termómetro y tengo 38,5… ¡no puede ser!, pienso… la verdad, no había prestado mucha atención al bicho, estaba más envuelta, en los niños, el trabajo, el curso que estoy haciendo… además tenían que operar a mí marido, y no podía ponerme mala, y ¡menos por el mal bicho!

Intenté seguir las indicaciones que daban en la televisión, aislarme, llamar al teléfono famoso, y esperar que alguien llegase a casa a hacerte la prueba, pues no, parece ser que ser sanitaria no era suficiente motivo para que me hicieran la prueba, así que solo aislamiento. Entre tanto a mí marido le intervienen, no pude cuidarle en el hospital, menos mal que estuvo solo un día.

La cosa se sigue complicando, y yo sigo sin prueba, y sigo con fiebre, y con muchísima tos, falta de aire, falta de apetito, la comida me sabía a nada, era asqueroso, dolor de todo el cuerpo, como agujetas, diarrea; mí doctora decide hacerme una placa de tórax, y gracias a Dios, solo tengo una bronquitis de caballo, que no es poco, porque tenía un dolor en la zona media del tórax, que no me dejaba coger bocanadas de aire, la placa muestra todo el árbol bronquial blanco, por suerte no se había extendido más, por lo que decide ponerme antibiótico para que la retención del moco, que no salía por mucho que tosía, no generase además proliferación bacteriana. Obviamente, no se me quitó la fiebre, continué con ella 22 días más… entre tanto a los 14 días, cambia la ley, y ya si se hacen pruebas a los sanitarios, me la hacen, e incomprensiblemente, da negativa.

Al mes de estar de baja, llaman de salud laboral, y bueno, estiman que como la prueba fue negativa y ya solo me queda tos residual, al día siguiente a currar.

Pues bien, aquí estoy, trabajando con mi tos residual, y muertica de miedo… al menos, si la prueba hubiera dado positiva, tenía la tranquilidad de ser inmune durante una temporada, pero ahora, la duda queda.

Al trabajar en centro de salud, y tener reducción de jornada, me han ofrecido jornada completa, pero al llegar, me han quitado de pediatría, y estoy con adultos súper perdida.

En el centro de salud, llamamos y hacemos seguimiento de los pacientes con covid19, también atendemos a los que tienen que venir, para sintrones, curas, inyectables… aunque parezca que no, el mundo no se ha detenido, la gente sigue teniendo patologías crónicas, y lo peor de todo, es que quieren cerrar los centros de salud… y yo me pregunto, ¿y entonces?, ¿qué hacemos con todos estos pacientes que necesitan ayuda a domicilio?¿y las curas de heridas? ¿Las dejamos para centrarnos todos en el covid?… pues mí respuesta es no…

Llamar si tenéis que ir al centro de salud antes, pero si tenéis alguna patología, no dejéis de venir, siempre llamad antes y preguntar, pero no dejéis lo que os ocurra, la salud es importante… con covid y sin el.

¡bicho malo!

2 comentarios

  1. Siento mucho lo que has pasado, y me alegro de que estés un poco mejor. Por lo que cuentas seguro que fue CoVid ( son todos los sintomas, bolus os agenusia) pero posiblemente te miraron ya con poca carga viral residual y por eso no salió. Animo con el trabajo, que como dices merece la pena estar ahí.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s